Sistemas de Gestión Energética: la ISO 50.001

Sistemas de Gestión Energética: la ISO 50.001

LA NORMA ISO 50.001

La Norma ISO 50.001, Sistemas de gestión de la energía se publica en junio de 2011 con el propósito, según la introducción de la misma, de mejorar el desempeño energético, incluyendo la eficiencia energética y el uso y el consumo de la energía. Entendemos por desempeño energético cualquier resultado medible relacionado con la eficiencia energética, el uso de la energía y el consumo de la energía.

Esta Norma se puede aplicar en todo tipo de organización y, al igual que otras ISO como la 9.001 de Calidad o la 14.001 de Medio Ambiente, se basa en el ciclo de mejora continua PDCA (Plan, Do, Check y Act).

  • Plan (Planificar) nos ayudará a entender como se está usando la energía en la organización. A partir de aquí iremos fijando objetivos que nos permitan el mejorar el desempeño energético.  
  • Do (Hacer) implementará procedimientos y procesos, como otras Normas ISO, para el control y mejora del desempeño energético.  
  • Check (Verificar) a través de monitorizaciones, mediciones de procesos, equipos, grupos de consumo… nos indicará como nos ajustamos a la política energética, objetivos… obteniendo una serie de resultados.  
  • Act (Actuar) tomará acciones a partir de los resultados para seguir con la mejora continua del desempeño energético.  

REQUERIMIENTOS TRONCALES DE LA NORMA ISO 50.001

Como en otras Normas de la familia ISO, la 50.001 presenta una serie de requerimientos que, con interés en hacer más sencilla su implantación en las organizaciones, podemos clasificar en dos grandes grupos: troncales y estructurales.

Los primeros son los propios asociados al desempeño energético mientras que los segundo son los que nos aportan una estructura alrededor de los troncales haciendo que el sistema de gestión de la energía sea más sistematizado y uniforme.

Con los requerimientos troncales nos centramos en la gestión de la energía propiamente dicha. Podemos diferenciarlos en tres bloques:

  • Revisión energética (Plan) correspondiente a los apartados 4.4.3 Revisión energética, 4.4.4 Línea base energética, 4.4.5 Indicadores de desempeño energético y 4.4.6 Objetivos energéticos, metas energéticas y planes de acción de gestión de la energía de la Norma ISO 50.001.
  • Control operacional (Do) corresponde a los apartados 4.5.6 Diseño y 4.5.7 Adquisición de servicios de energía, productos, equipos y energía de la Norma ISO 50.001.
  • Monitoreo, medición y análisis (Check) corresponde al apartado 4.6.1 Seguimiento, medición y análisis de la Norma ISO 50.001.

LA NORMA ISO 50.001

Hemos comentado en la entrada anterior que existen dentro de los apartados de la ISO 50.001 unos requerimientos troncales relacionados de manera directa a la mejora del desempeño energético de la organización y que aparecerán listados en color verde.

En esta entrada del blog los relacionaremos con el resto de requisitos de la Norma y los asociaremos en cinco grandes grupos que los ubicarán aquellos generales y los que incluiremos  dentro del ciclo de mejora continua PDCA/PHVA.

La nomenclatura corresponde a los mismos apartados de la Norma, concretamente a su apartado número 4, Requisitos del Sistemas de Gestión de la Energía (SGE).

Requisitos generales

                  4.1 Requisitos generales

                  4.2 Responsabilidad de la dirección

                                   4.2.1 Alta dirección

                                   4.2.2 Representante de la dirección

                                   4.3 Política energética

Plan

                  4.4 Planificación energética

                                   4.4.1 Generalidades

                                   4.4.2 Requisitos legales y otros requisitos

                                   4.4.3 Revisión energética

                                   4.4.4 Línea base energética

                                   4.4.5 Indicadores de desempeño energético

       4.4.6 Objetivos energéticos, metas energéticas y planes de acción para la gestión

Do

                  4.5 Implementación y operación

                                   4.5.1 Generalidades

                                   4.5.2 Competencia, formación y toma de conciencia

                                   4.5.3 Comunicación

                                   4.5.4 Documentación

                                   4.5.5 Control operacional

                                   4.5.6 Adquisición de servicios de energía, productos, equipos y energía

Check

                  4.6 Verificación

                                   4.6.1 Seguimiento, medición y análisis

                                   4.6.2 Evaluación de cumplimiento de los requisitos legales y otros requisitos

                                   4.6.3 Auditoria interna del SGE

                                   4.6.4 No-conformidades, corrección, acción correctiva y preventiva

                                   4.6.5 Control de registros

Actuar

                  4.7 Revisión por la dirección

                                   4.7.1 Generalidades

                                   4.7.2 Información de entrada para la revisión

                                   4.7.3 Resultado de la revisión por la dirección

La Norma ISO 50.001 incluye dos anexos finales. El anexo A se centra en la orientación para el uso de esta Norma y el anexo B nos muestra las correspondencias con otras Normas ISO como son la 9.001:2.008 de Calidad, la 14.001:2.004 de Gestión Ambiental y la 22.000:2.005 de Inocuidad en los Alimentos. Este último anexo es muy importante para la integración de un Sistema de Gestión de la Energía con uno o varios de estos otros sistemas.

 

COMPROMISO DE LA ALTA DIRECCIÓN
El compromiso que una organización ha de tener para cualquier Norma de la familia ISO que implante ha de nacer en la alta dirección de la misma para, posteriormente, recorrerla verticalmente y garantizar su éxito.
La alta dirección asignará a un representante de sí misma para asegurar, entre otros puntos expuestos en la Norma, que el SGEn se implementa, mantiene y se mejora continuamente de acuerdo a los requisitos de la ISO 50.001. Además, y si la organización tiene la dimensión suficiente para realizarlo, seleccionará un equipo de apoyo a las actividades de la gestión de la energía definiendo sus responsabilidades, y definiendo la política energética a seguir.
La Norma ISO 50.001 es de carácter voluntario para las organizaciones y cada una de ellas debe de analizar los beneficios que obtiene de implantarla. A continuación comentaremos algunos:
  • Legislación: en la Unión Europea la Directiva 2012/27/UE de Eficiencia Energética en su artículo 8 expone que las definidas como grandes empresas deberán pasar cada cuatro años una auditoría energética y la primera de ellas a más tardar el 5 de diciembre del 2015. Sin embargo, si tienen implantada la ISO 50.001 quedarán exentos de la realización de las mismas.
  • Imagen corporativa: el consumidor cada vez está más concienciado del cuidado hacia el medio ambiente y la eficiencia energética. En un mundo de recursos limitados y de altísima competencia entre organizaciones, un compromiso de mejora del desempeño energético, reducción de emisiones, residuos… reflejados tantos en certificados de normas o sellos de conformidad a esos criterios, resultan del todo beneficiosos para destacar sobre los demás.
  • Ahorro económico: aunque la Norma ISO 50.001 no entra en los aspectos económicos derivados de su correcta implantación, cualquier organización que presente un pequeño potencial de mejora de su desempeño energético verá que económicamente va a verse beneficiado.
  • Adquisición de buenas prácticas y sensibilización de los empleados en los usos energéticos.
  • Cumplimiento de los requisitos legales existentes y aplicables a la organización.
  • Ser validado como proveedor de otras organizaciones de manera automática.
  • Validar a proveedores de la organización a través del criterio energético.
  • La organización se moderniza, conoce sus costos energéticos por unidad producida o servicio ofrecido, sus consumos por áreas, grupos o familias.
  • Las actuaciones de mejora se valorarán en costo, rentabilidad, complejidad…
  • Y por supuesto, la integración a otros sistemas de gestión bajo Normas ISO como es la Calidad o el Medio Ambiente.
A través del compromiso de la alta dirección comienza a girar la rueda/ciclo de Demming (gráfico superior) y a partir de este punto comenzaremos desarrollar los procedimientos troncales que vimos en entradas anteriores.
El primer elemento corresponderá a la planificación energética, a través de la cual obtendremos información de los consumos de la organización para encontrar los usos significativos de la energía y aquellos factores que pueden influenciarlos.
Tags:


0